martes, 6 de agosto de 2013

Una herramienta 'made in Spain' para medir el baile de las estrellas


Para medir el movimiento de las estrellas sólo se necesitan, en principio, dos observaciones separadas por un periodo de tiempo determinado. Pero la mayor parte de las estrellas se mueven tan despacio que serían necesarias observaciones de cientos de años para poder detectar su movimiento. Para salvar este escollo, los astrónomos han desarrollado métodos muy sofisticados con el fin de medir con gran precisión la posición de las estrellas. Hasta hace poco, estas complejas medidas del movimiento se hacían en pequeñas áreas del cielo y con una precisión limitada, pero con la creciente cantidad de datos era necesario desarrollar herramientas para medir la astrometría desde tierra de un modo más automático y preciso.
Un equipo liderado por Hervé Bouy, miembro de AstroMadrid e investigador del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA), y en el que participan también otros miembros del grupo como David Barrado o Enrique Solano, ha desarrollado DANCe (Dynamical Analysis of Nearby ClustErs), la herramienta que mayor precisión ha logrado hasta la fecha para detectar y medir el movimiento de las estrellas. El trabajo ha sido publicado en la revista 'Astronomy & Astrophysics'.

La mayor precisión hasta la fecha

Aprovechando la gran ventaja que suponen las enormes bases de datos, que incluyen miles de imágenes obtenidas desde observatorios de todo el mundo a lo largo de más de una década, H. Bouy y su equipo han desarrollado este nuevo software capaz de computar el movimiento de las estrellas con una precisión sorprendente.
Sus herramientas alcanzan, de manera rutinaria, una precisión de 0,5 mas/año (milésimas de segundo de arco por año), lo que correspondería a poder detectar desplazamientos del tamaño de una moneda de un euro vista a unos 11.000 kilómetros de distancia (la misma que separa a Madrid de, por ejemplo, la ciudad de Tokio, en Japón).
La robustez del software y la potencia de los superordenadores del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA), en Madrid, y del Instituto de Astrofísica de París, en Francia, les permiten cubrir áreas con tamaños que nunca antes se habían podido alcanzar: ¡más de 400 veces el tamaño de la Luna llena!

elmundo

Ya sabéis que defiendo la ciencia y en ella al CSIC y ws que ni sabemos en la cantidad de proyectos en que está metida (en este también), espero que podamos sacar mucho provecho a esta herramienta, los políticos deben concienciarse que la Ciencia es futuro

6 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Pues yo también¡¡

besos¡¡

silvo dijo...

Eso es Amapola Azzul, el futuro es avance y la Ciencia es la vanguardia, besos!

Verónica dijo...

Y yo también.
Besos, buena noche

Paula dijo...

'¡¡¡que bueno eso!!!

silvo dijo...

La Ciencia es progreso y necesaria, besos y buena noche Verónica!

silvo dijo...

Muy bueno, debemos tener nuestra gente buena en ciencia investigando que nos irá mucho mejor, besos Paula!