martes, 5 de marzo de 2013

ADOLESCENTE SE VUELVE ADICTA A COMER DESODORANTE


Una adolescente estadounidense fue noticia esta semana al anunciar que está en tratamiento para dejar un extraño hábito que se ha convertido en adicción: comer barras de desodorante.

Nicole, residente de Nueva York y de sólo 19 años confesó que comenzó a ingerir el perfumado producto cuando tenía cuatro años. Primero con unos mordiscos a los desodorantes de sus padres, hasta llegar a comer 15 barras completas por mes hoy en día.

La propia adolescente afirma que su vida gira en torno a comer desodorante, "desde el momento en que se despierta en la mañana hasta antes y después de cada comida”.

"Mi cerebro me dice que tengo que comer más y más desodorantes”, declaró Nicole. “He intentado dejar de hacerlo, pero las veces que lo intenté me enfermé y sufrí fuerte dolores de cabeza”, explicó.
Tan grave es su adicción, que cuando no consigue ningún desodorante en barra, se aplica en la boca alguno en aerosol.

Después de ser advertida por su médico sobre los posibles peligros de comer esas barras de desodorante, la adolescente está luchando y tratando de reducir su ingesta diaria.


noticiaslocas

Este mundo es muy extraño ya que comer desodorante a pocos se les puede ocurrir pero hay a quien sí, dice que el cerebro le pido comerle no se si será por el calmante que pueda tener el mismo en su composición y que le necesite por haberse habituado que, entonces, sería adicta a él dsde los cuatro años

4 comentarios:

marga dijo...

Supongo que esta chica necesita un estudio médico y no solo una advertencia.
Me recuerda a las personas que tienen la necesidad de comer hielo o tierra, que dicen que puede ser por falta de hierro, en fin, hay cosas muy raras, pero eso, que creo que le deberían hacer pruebas.

silvo dijo...

Sí la debe tratar un médico porque quizás aparezcan enfermedades, a la larga, por ingerir desodorante, un abrazo marga!

Verónica dijo...

¡Qué adicción tan extraña! qué vaya al médico lo antes posible seguramente debe tener alguna carencia. A la corta o a la larga ese hábito le traerá consecuencias si no le pone remedio.
Besos, buen día Silvo...

silvo dijo...

Eso es lo que pienso Verónica que si sigue así acabará teniendo graves problemas. besos y buena tarde!