lunes, 7 de mayo de 2012

Johann Wolfgang Goethe

El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio

El cobarde sólo amenaza cuando está a salvo

No es hacer lo que nos gusta, sino que nos guste lo que hacemos, lo que convierte la vida en una bendición

Lo peor que puede ocurrirle al hombre es llegar a pensar mal de sí mismo


Dinero perdido, pérdida ligera; honor perdido, pérdida considerable; coraje perdido, pérdida irreparable


La primera y la tercera son para aplicar inmediatamente, la tercera es clave y la primera es lo contrario de lo que venimos haciendo

La segunda es algo que vemos, así que podemos adivinar quien es cobarde

La cuarta muy cierta ya que a partir de esa duda de uno mismo llega el desmoronamiento

La quinta es para que veamos cual es el orden de valores auténticos

4 comentarios:

Sophia Cork dijo...

Como siempre una lectura verdaderamente interesante.
Y como siempre un placer haber pasado por aquí.
Un saludo.

silvo dijo...

Me alegro de leerte de nuevo Sophia, un saludo!

Odorica dijo...

Silvo, in adolescenta am vrut sa citesc ceva de Goethe si am renuntat, pentru ca mi s-a parut foarte greu.
Spre rusinea mea de atunci nu am mai citit nimic. Acesta este adevarul:(
O seara frumoasa, te imbratisez, Odorica

silvo dijo...

Era lectura muy profunda para esa edad segyramente, quizás debas intentarlo ahora, un abrazo y buena tarde Odorica!