lunes, 23 de enero de 2012

La aldea china llamada 'Caca de Perro' consigue cambiar su nombre

Un pequeño pueblo en las montañas del centro de China que hasta ahora se llamaba Goushi (Caca de Perro) ha logrado cambiar su desagradable nombre después de que sus vecinos completaran los trámites legales necesarios, ha informado la prensa local. La remota aldea, de 285 habitantes, se llamará desde ahora Jinxin, que significa Feliz y Próspera, un topónimo que fue elegido por el director del Buró de Seguridad Pública de la provincia de Guizhou, donde se encuentra la localidad.

Durante siglos, el pueblo era conocido como Goushi porque, según cuenta el saber popular, era un lugar tan remoto que solo los perros se dignaban a visitarlo y solo con la intención de hacer allí sus necesidades.
Ya tienen carretera El nombre ha sido "humillante" para los habitantes del lugar durante generaciones, por lo que 69 vecinos escribieron una petición de cambio de nombre, la firmaron con sus huellas dactilares y la entregaron a las autoridades de la comarca, según el diario provincial Guizhou City News de esta semana. El Buro de Seguridad Pública provincial sopesó 60 posibles nuevos nombres para el antiguo Caca de Perro y finalmente optó por Jinxin por sus connotaciones positivas y porque el carácter "Jin" significa "policía", por lo que indica un lazo entre los habitantes y las autoridades que han rebautizado el lugar. Una de las razones argumentadas por los lugareños para el cambio de nombre es que desde mayo del año pasado ya cuentan con una carretera que une el nuevo Jinxin con el resto del mundo, por lo que la idea de lugar remoto y solo apto para canes había quedado obsoleta.

elperiodico

Llamarse Caca de perro será algo feo, pero llamarse así por lo alejada, por lo aislada etc... es aún peor, de todas formas me gusta mucho más el nombre de ahora "feliz y próspera" y espero cumpla con el nombre

2 comentarios:

Verónica dijo...

¡Excelente cambio!, que sea para bien.
Besos

silvo dijo...

A ver si cumple con el nuevo nombre, besos y buena noche Verónica!