domingo, 19 de febrero de 2012

La 'defensora' de las modelos



A Sara Ziff la reclutó para la pasarela un fotógrafo en una calle de Manhattan cuando apenas tenía 14 años. Hoy roza la treintena y se ha graduado en la Universidad de Columbia. Pero quiere mejorar las condiciones de trabajo de sus colegas por medio de la Model Alliance: una asociación que acaba de presentar en la New York Fashion Week con el objetivo de poner coto a los abusos y proteger los derechos de los modelos más jóvenes.

Por ahora, la Model Alliance es sólo un proyecto. Pero su intención es alcanzar unos 1.500 afiliados antes del otoño. Entre sus promotores están modelos, letrados y feministas y su objetivo es proteger los derechos laborales de un grupo al que el público suele identificar con la opulencia y el glamour.

"Conseguir que te paguen por tu trabajo puede ser un problema grave para una modelo", explica Ziff en la web de su asociación, "muchas de las modelos que desfilan en Nueva York nunca llegan a cobrar por sus servicios. Trabajan gratis o a cambio de la ropa que lucen en la pasarela. Muchas jóvenes se endeudan hasta los dientes porque sus agencias les endosan gastos de los que no les hablan de antemano y muchas agencias tienen un poder muy significativo sobre las modelos porque responden por su visado laboral".

Ziff quiere que las agencias se comprometan a respetar una carta de derechos que mejoren las condiciones laborales de sus modelos. Sus cláusulas establecen requisitos que hoy por hoy no se respetan en la profesión. Por ejemplo, que a los modelos se les advierta de antemano si su trabajo requerirá desfilar desnudos o semidesnudos o que se les diga a quién pueden acudir para denunciar los abusos sexuales de un fotógrafo o de uno de los responsables de su agencia.

"Cualquiera puede imaginar a una chica de 15 años que llega a Nueva York desde su país", decía Ziff recientemente, "llega aquí sin ningún tutor y vive en un apartamento con otras modelos de su edad. No sabe cómo gestionar su dinero ni si su agencia le paga lo que debería pagarle. A veces le toca posar para fotógrafos que hacen pornografía pero también portadas de 'Vogue'. Imagine una chica sin supervisión, a miles de kilómetros de su familia y en manos de ese tipo de personas. Esas chicas deberían tener algún tipo de protección".

Los abusos sexuales no son la norma. Pero sí son una constante entre los profesionales de la pasarela. Un jurado condenó en 2008 al diseñador Anand Jon por violar a jóvenes que aspiraban a desfilar con sus creaciones y varias voces acusaron al fotógrafo Terry Richardson de abusar de sus modelos.

Proteger a las menores

Las más vulnerables son las modelos que no han alcanzado la mayoría de edad. La Model Alliance aspira a que prohibir los desnudos de las menores y que no desfilen hasta cumplir los 16 años. Ziff recuerda a menudo la historia de la modelo Amy Lemons, que empezó a posar con 12 años y alcanzó la portada del 'Vogue' italiano con sólo 14. Tres años después, su cuerpo empezó a madurar y su agente neoyorquino le aconsejó que comiera cada día sólo una galleta de arroz. Media si aun así seguía engordando.

Ziff insiste en que la Model Alliance no aspira a ser un sindicato de modelos. Pero sus responsables reconocen que siguen el ejemplo de la organización británica Equity, que desde 2010 ofrece protección y seguro médico a sus miembros. Hoy los modelos británicos tienen un salario mínimo de 100 libras por desfile y pronto tendrán nuevos derechos si fructifican las negociaciones con las agencias.

La Model Alliance se presentó con una velada en un hotel de lujo y cuenta con el respaldo de la diseñadora Diane von Furstenberg, que preside aquí el consejo estadounidense de diseñadores. Pero Ziff recuerda que la mayoría de los modelos no se hacen ricos. Muchos dejan de estudiar y se endeudan para entrar en la profesión. La renta media de un modelo estadounidense no supera los 27.000 dólares anuales: unos 20.000 euros al cambio actual.

"A las modelos se les exigirá que trabajen más allá de lo razonable en lugares insalubres"

Los ejemplos de explotación laboral en la pasarela son innumerables. En la web de Model Alliance, Theresa se refiere a las presiones de su hija, que trabaja como modelo en el extranjero: "Ella está delgadísima, come cosas sanas y hace ejercicio. Pero sus jefes le dicen que no la contratarán si no mejora la cara interna de sus muslos. Que nadie se engañe. Esta es una industria que no tolera nada que no sea perfecto. Está bien redactar una carta de derechos. Pero a las modelos se les exigirá que trabajen más allá de lo razonable en lugares insalubres para que sus agencias se queden con los beneficios. Este negocio lo llevan personas que escuchan las quejas de las modelos y luego contratan a chicas que no se quejan".

Los casos que cita Model Alliance son estremecedores. La modelo uruguaya Eliana Ramos murió de anorexia justo después de que su hermana Luisel sufriera un infarto en la pasarela. La modelo coreana Daul Kim se ahorcó en su apartamento parisino unas semanas después de decir en su blog que se sentía "deprimida hasta la locura y saturada de trabajo".

El modelo francés Tom Nicon se arrojó al vacío en su apartamento de Milán. Y lo hicieron también la canadiense Hayley Kohle y la rusa Ruslana Korshunova. Los abusos no son la única causa de sus muertes. Pero suscitan muchas preguntas sobre las condiciones de trabajo de la industria.

elmundo

Me parece genial que alguien mire por los abusos en determinadas profesiones y la de modelos seguro que es una, hay que acabar con la explotación y con el aprovechamiento de las personas

2 comentarios:

Verónica dijo...

Ojalá consiga, sus buenos propósitos.
No es oro todo lo que reluce, está más que visto.
Besos

silvo dijo...

Sí, ojalá consiga que no haya abusos y que sean tratados como personas, besos y buen día Verónica!