lunes, 20 de agosto de 2012

Khalil Gibran

Hacer amistad con el ignorante es tan tonto como discutir con el borracho

Puedes olvidar a aquel con el que has reído pero no a aquel con el que has llorado

Del hablador he aprendido a callar; del intolerante, a ser indulgente, y del malévolo a tratar a los demás con amabilidad. Y por curioso que parezca, no siento ninguna gratitud hacia esos maestros

Si revelas tus secretos al viento, no culpes al viento por revelarlos a los árboles

Algunos oyen con las orejas, algunos con el estómago, algunos con el bolsillo y algunos no oyen en absoluto


Discutir con el borracho es muy tonto, desde luego, pero se es amigo de un corazón y la ignorancia es muy difícil de medir

La segunda habla del que sufre a tu lado, ese queda ya que el sufrimirnto une

Esta tercera es pasar por la vida de manera fructífera desde luego ya que lo que ves que no te gusta no lo practicas, coherencia

La cuarta nos avisa de guardar los secretos, claro que si el viento ha prometido callar si se le puede culpar de decírselo a los árboles pero lo mejor es no desvelar secretos

Esta quinta es cieerta pero es que cada vez son menos los del primer bloque que oyen con las orejas

4 comentarios:

Verónica dijo...

Excelentes todas, aunque me quedo con la tercera comulgo con ella hasta el final.
Besos, muy buena noche

Rafa Hernández dijo...

Son todas muy buenas, pero a mí desde luego la que más me gusta, y que oí hace tiempo es la quinta. Tus reflexiones como siempre muy acertadas.

Un abrazo silvo.

silvo dijo...

Muy acertada reflexión, la pema es que mucha gente reacciona vencer a quien tiene esos defectos, besos y buen día Verónica!

silvo dijo...

La gente se vende y cada vez más,necesitamos recuperar valores que nos han llevado al progreso real, gravias Rafa, un abrazo!