martes, 4 de junio de 2013

El Banksy 'fantasma', subastado en secreto por un millón de euros


El misterio rodea la segunda salida a subasta del mural callejero del artista británico Banksy, que desapareció el pasado febrero del barrio londinense de Wood Green, sin que hasta ahora se sepa quién lo sacó de la pared. La pintura, que muestra a un niño de un país en vías de desarrollo cosiendo banderas británicas, apareció por primera vez en el catálogo de una subasta en Miami (EE.UU.) pocas semanas después de su desaparición.
Sin embargo, el trabajo debió ser retirado pocas horas antes de la puja a raíz de las protestas de los vecinos de Wood Green, que consideraban que era un regalo del grafitero a la comunidad. Pero después de permanecer en paradero desconocido durante meses, el trabajo de Banksy ha aparecido otra vez en Londres, donde ha sido puesto a subasta por la casa Sincura Group, ha informado este martes la cadena BBC.
El mural salió a la venta el pasado domingo a un precio mínimo de 900.000 libras (1.054.000 euros), pero Sincura aún debe anunciar el resultado de la puja y si alguien lo ha comprado. La obra ha sido ligeramente restaurada y, si no alcanzaba el precio de salida, será vendida a un coleccionista en EE.UU., ha asegurado la casa de subastas, que no ha querido aportar más detalles.
El trabajo de este famoso grafitero, cuya verdadera identidad es un misterio, apareció por primera vez en una pared del barrio de Wood Green, al norte de Londres, en mayo de 2012, antes de las celebraciones oficiales por los 60 años del reinado de Isabel II. Con motivo del debate que su retirada ha provocado entre los vecinos de Wood Green, la diputada de esta circunscripción, Lynn Featherstone, ha pedido a los que tienen el mural que lo devuelvan a los residentes del lugar. "Habéis privado a la comunidad de un activo que nos fue dado gratuitamente y que ha realzado una zona que lo necesitaba", dijo Featherstone a la prensa.
El mural de Banksy, quien trabaja en el anonimato y no suele reconocer sus obras, había aparecido en febrero en el catálogo de la casa Fine Art Auctions en Miami, que negó que la obra procediera de un robo, pero semanas después lo retiró de subasta. Aún un misterio sobre cómo este mural, de 122 por 152 centímetros, volvió al Reino Unido.

elmundo

Tienen razón los vecinos el grafitero se lo regaló a la comunidad donde ha realizado la obra (encima no cobra ya que no saben quien es),el capitalismo no es de recibo, venden esa obra se benefician por encima de todos incluido el autor, esto no está nada bien y no se debe consentir, encima le venden en Londres ¿pero qué derechos tiene nadie para esa subasta si no se conoce al autor?, ya está bien de abusos, ya está bien

2 comentarios:

Verónica dijo...

No deben apropiarse de algo que no es suyo, la obra tiene su dueño que es quien la ha creado.
Besos

silvo dijo...

Es de una cara dura impresionante, besos y buen día Verónica!