viernes, 30 de noviembre de 2012

16 kilómetros en dirección contraria por un dolor de muelas


Un automovilista condujo 60 kilómetros en dirección contraria por la autopista más concurrida de Austria porque tenía dolor de muelas y necesitaba desesperadamente un dentista.

Estaciones de radio austríacas interrumpieron el aire para instar a los conductores en la carretera a hacerse a un lado mientras Kurt Wagner, de 36 años, iba a toda velocidad y a contramano por la autopista A2 Südautobahn. La policía declaró que el imprudente hombre se subió a la autopista en el carril equivocado cerca de su casa y luego condujo 60 kilómetros causando al menos un accidente antes de ser detenido por una patrulla.

El portavoz del departamento policial local, Willy Konrathsaid, dijo a la prensa: "Tuvimos que poner un bloque en la autopista para advertir a otros conductores, pero Wagner hizo caso omiso a las luces azules y sirenas. Iba tan apurado que parecía no darse cuenta de nada". Increíblemente, la Policía perdió de vista al vehículo cuando ingresó en una espesa niebla y salió de la autopista. Sin embargo los oficiales habían tomado nota de la matrícula y detuvieron al conductor más tarde en las calles de la ciudad.

Cuando fue detenido, Wagner confesó no recordar nada acerca de su escapada de la ley, y admitió que había consumido una mezcla de alcohol y medicamentos fuertes para hacer frente al dolor de muelas y que lo siguiente que su memoria recuerda es estar en el hospital siendo tratado por los médicos por su dolor de muelas.


noticiaslocas

Es cierto que el dolor de muelas es algo insoportable, este hombre condujo en dirección contraria todos esos kilómetros y acabó en el hospital por lo de sus muelas, lo que me pregunto es sii sabía que iba en dirección contraria y eligió hacerlo para llegear antes a un lugar en el que le quitaran el dolor ya que alega alcohol y medicamentos pero quizás no fueron tantos como para que lo hiciera involuntariamente, no se

4 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Este lo que iba es hasta el culo, y lo achacó a las muelas. Las muelas es verdad que cuando duelen es desesperante, pero hacer esa barbaridad con un vehículo es muy peligroso, ya que te puede costar la vida y la de otras personas. Cuando una muela duele, el dentista no la puede sacar, y lo que hace es mandarte calmantes, cosa que se lo hubiesen dado en cualquier farmacia. Así que otro borrego y suicida para añadir a la lista.

Un abrazo amigo.

silvo dijo...

Puedes tener razón Rafa, me temo que muy bien no estaba ya que son muchos los kilómetros que condujo con peligro, ENERGÚMENO si ha sido, un abrazo Rafa!

Verónica dijo...

Menudo peligro encontrarse con él.
Besos

silvo dijo...

Mucho, un buen paquete se merece, besos y buena noche Verónica!