jueves, 5 de julio de 2012

Una turba mata a golpes a un hombre en Pakistán acusado de blasfemia

Un hombre ha muerto a golpes en el este de Pakistán a manos de una turba que después quemó su cuerpo tras asaltar la comisaría de Policía donde se hallaba detenido por un supuesto delito de blasfemia, según una fuente oficial.

El fallecido, cuya identidad no fue desvelada pero que tiene unos 30 años y las facultades mentales disminuidas, fue detenido por la policía tras ser acusado por algunos vecinos de arrancar páginas de un ejemplar del Corán y, al extenderse el rumor, miles de personas se congregaron junto al puesto policial.

"Más de 3.000 personas rodearon la comisaría de Chanigot y la atacaron, quemaron las instalaciones y se llevaron al detenido para lincharlo brutalmente", relató un responsable policial local, Rana Navid Mumtaz, quien añadió que una decena de agentes resultaron heridos durante el incidente.

El presunto blasfemo fue golpeado hasta la muerte y luego su cuerpo fue quemado en público por la enfervorizada multitud.

La Policía ha registrado una denuncia por el hecho pero, según Mumtaz, aún no ha efectuado ninguna detención.

La controvertida y ambigua legislación antiblasfemia paquistaní castiga cualquier menosprecio contra los símbolos sagrados del islam, pero a menudo se aplica de forma arbitraria y solo por testimonios de terceros.

El endurecimiento de la normativa y la radicalización del país a partir de la década de los años 80 disparó las acusaciones por blasfemia y también las ejecuciones extrajudiciales de los presuntos blasfemos, generalmente pertenecientes a minorías religiosas.

elmundo

Ejecutar de esa forma a un ser humano, no importar el estado psíquico de la persona, eso si es una blasfemia y no se a que esperan las autoridades para hacer justicia, tampoco se que hacemos en ese país si no somos capaces de transmitirles cultura que es lo que de verdad puede convertirles en seres más libres, no entiendo como se puede ser tan cerril

6 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Esta gente está sin domesticar, no tienen perdón ni excusa alguna, pero menos todavía si cabe tratándose de una persona que no estaba muy allá. Cuanto daño han hecho y están haciendo las religiones y el fanatismo de los que las siguen.

Un abrazo silvo.

Odorica Ion dijo...

Silvo, somn usor. Te imbratisez, Odorica

Verónica dijo...

¡Horrible!
Besos

silvo dijo...

Ninguna excusa, ni siquiera en el nombre de un ser superior ya que es imposible que aprobara esa barbaridad, cultura es lo que se precisa, un abrazo Rafa!

silvo dijo...

Buena noche y un abrazo Odorica!

silvo dijo...

Tremendo, no tiene nombre, besos y buena noche Verónica!