lunes, 2 de julio de 2012

Jules Renard

Un amigo es aquel que adivina siempre cuándo se le necesita

No soy sincero, incluso cuando digo que no lo soy

El humorista es un hombre de buen mal humor

El fin es ser feliz. Sólo se consigue lentamente. Exige una aplicación cotidiana

La modestia va bien a los grandes hombres; lo difícil es no ser nada y, sin embargo, ser modesto

Muy pocos amigos hay cuando es él quien adivina las necesidades pero es muy cierto

La segunda se ve que pensamos que somos sinceros

La tercera nos aclara por qué los humoristas dan siempre en la diana de los problemas

La cuarta nos demuestra que no debemos esperar por la felicidad al instante ni en lo que la buscamos, debemos actuar para que el entorno sea mucho más agradable, al revés de lo que vemos que triunfa en este mundo de rapidez y cambios constantes

La inmodestia es generalizada

4 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Muy buenas las frases silvo, no sé si te lo he comentado pero las frases son mi debilidad. Hace tiempo atrás había un diario en una web de un amigo y casi todos los días le enviaba una de mi cosecha propia. Escribí muchas pero no las guardé, y de la mayoría ya ni me acuerdo. La que figuran en mí blog a la derecha de la página principal son todas mías, aunque por supuesto algunas estarán más o menos acertadas, y otras serán una caca. Como te digo tenía muchas pero ya se me han olvidado, y ahora ya hace tiempo que no me dedico a pensar ninguna.

Un abrazo.

Verónica dijo...

Buenas frases, dignas de refexionarlas en profundidad.
En cuanto a la última, hay personas que "para sentirse algo" pisan y humillan a los demás, y con ello solo demuestran que son unas maleducadas.
Y ser así no es sinónimo de importantes, pero si de todo lo contrario.
Besos

silvo dijo...

Me gusta lo que se expresa en tan pocas palabras, veré las que tienes en el blog, quizás deberías retomar esa actividad, un abrazo Rafa!

silvo dijo...

Esas personas que posan a los demás no engañan a las personas observadoras pero muy pocas personas observadoras hay hoy en día, no es lo que dicen lo que vale es lo que hacen, un abrazo Verónica!