viernes, 27 de julio de 2012

Desaparecen casi totalmente los bosques de laminarias del Cantábrico



Qué pasaría si en tierra desaparecieran el 95% de los bosques de Asturias? pues es lo que ha ocurrido en la mar con los bosques de laminarias”. Así de claro es el profesor de Ecología de la Universidad de Oviedo (UO), José Manuel Rico Ordás, que rastrea el fondo de la costa asturiana en busca de laminarias en colaboración con el Centro de Experimentación Pesquera del Principado.

Y es que sólo una década de “incendios submarinos” ha bastado para acabar con los bosques que formaban estas algas, de varios metros de altura, en la costa asturiana.

El declive que ha registrado Chely Fernández, coordinadora del Grupo de Investigación en Ecología Marina de la UO ha sido acumulativo, y muy rápido: a partir de 2002 se manifestó con un gran descenso del número de ejemplares y una marcada reducción de talla.

Además, comenzaron a disminuir drásticamente los individuos que llegaban a reproducirse. Y “si la reproducción falla un año, al tratarse de algas anuales, las poblaciones no se renuevan y cada año son menos numerosas”, señala la investigadora.

Todo apunta a que la subida de temperaturas que han venido registrando las aguas del Cantábrico y el cambio en la intensidad y duración del periodo del afloramiento de aguas profundas, un fenómeno vital para la renovación de las sales nutrientes de las aguas, son los principales factores que han terminado con los bosques de laminarias, formados principalmente por las especiesSaccorhiza polyschides y Laminaria ochroleuca.

En cada planta viven más de 100 especies diferentes

Es una de las conclusiones a las que ha llegado Fernández tras un exhaustivo seguimiento de ambas especies en la costa asturiana y que ha plasmado en un estudio recientemente publicado en el European Journal of Phycology.

Como indica la experta, se trata de especies que encuentran su crecimiento óptimo cuando el agua se halla entre 15 y 18 ºC y que “se están viendo muy perjudicadas por el hecho de que en verano se estén dando más de 30 días seguidos con temperaturas superiores a los 20 ºC, lo que ha limitado enormemente su crecimiento y reproducción”.

Las consecuencias de este cambio en el paisaje de los fondos no sólo se hacen sentir en la costa norte española. Aunque no de forma tan grave como está sucediendo en el Cantábrico, las poblaciones de laminariales, conocidas como kelps en lengua anglosajona, están disminuyendo también en las costas francesas, inglesas e incluso escandinavas.

La situación ha llevado a investigadores de todas las costas de Europa a ponerse manos a la obra en el marco del proyecto KNEU, una red de expertos que estudia el estado actual de los bosques de laminarias y las consecuencias del declive: “En estos momentos estamos observando, recogiendo datos y compartiéndolos para llevar a cabo un enfoque conjunto del problema”, adelanta Fernández.

Con cada planta desaparecen más de 100 especies de invertebrados que viven asociadas al sistema que fija cada planta al sustrato. Pero además, como sucedería en un bosque tierra adentro, los árboles dan cobijo a otras plantas.

“Bajo las laminarias viven en un mismo sistema otras algas marinas más pequeñas, formando un conjunto en el que se refugian y alimentan distintas especies de peces, crustáceos, moluscos y equinodermos, y también especies con aprovechamiento pesquero como las andaricas [nécoras] o los oricios [erizos de mar]”, señala la bióloga.


tendencias21

Debemos mirar por el planeta es obligatorio, nos han entregado el testigo (la generación anterior) y debemos hacer lo mismo para la siguiente, es la única casa que podemos habitar y es muy bella además.

Hay que invertir y potenciar la captación de CO2 que nos va la vida en ello, quienes se enriquecieron contaminando ahora no son quienes aportan para intentar contrarrestar los efectos de su falta de cabeza si no que probablemente sean quienes hacen subir, con su puñetera especulación, la prima de riesgo.

Neecsitamos el planeta y debemos mirar por él, es OBLIGACIÓN

4 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Como no se tomen medidas drásticas al paso que vamos el planeta no dura 17 millones y pico que decían los científicos chinos, pero vamos ni hartos de vino. Aparte de otras muchas cosas, los incendios forestales de los últimos veinte o treinta años, está agilizando la destrucción de la Tierra. El que le pega fuego a un monte, se tenía que pudrir en la cárcel de por vida; pero lo grave de esto es que algunos de estos incendios han sido provocados hasta por propios guardias forestales.

Un abrazo silvo y buen fin de semana.

silvo dijo...

Al planeta le qyedan unos 4.500 millones de años pero eso es sin verse afectado por nosotros. a los de los ncendios deberían meterles yn paquetón sí que está en juegpi la supervivencia de todos, un abrazo Rafa!

Irma dijo...

Y para colmo Groenlandia se derrite, los pingüinos se despistan y llegan a las costas de Brasil, creo que nos hemos cargado la madre tierra y muy pronto nos devolverá sus heridas una a una.

Un abrazote utópico y buen fin de semana, Irma.-

silvo dijo...

Hemos dañado seriamente el planeta y espero y deseo sea algo reversible pero hay que ponerse manos a la obra ya, un abrazo impresionante Irma!, buen finde para tí