viernes, 23 de diciembre de 2011

Nueve años de cárcel para el escritor y disidente chino Chen Wei

El escritor y veterano activista pro democrático chino Chen Wei fue condenado hoy por el Tribunal Intermedio de Suining, en Sichuan (suroeste) a nueve años de cárcel por incitar a la subversión contra el poder del Estado, informaron sus abogados.

El escritor, de 42 años, no apelará la sentencia, una de las más duras de este año por una acusación relacionada con la 'Revolución Jazmín', un intento por emular a la 'Primavera Árabe' que ha sido cortado de raíz por Pekín.

La pena es similar a la que recibieron otros presos de conciencia en China, como el premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo, condenado a 11 años en 2009 y con el que Chen colaboraba habitualmente.

Según Liang, los abogados no han tenido oportunidad de reunirse con Chen, por lo que consideró que el veredicto, tras una vista de dos horas y media, estaba predeterminado.

El tribunal no permitió a Chen Wei realizar ninguna declaración al leer la sentencia y fue llevado fuera de la sala por los guardias de seguridad mientras gritaba: "No soy culpable, la democracia constitucional ganará, la dictadura será vencida".

"Chen es inocente", indicó Liang, quien consideró el veredicto como un castigo contra la libertad de expresión recogida en la Constitución china.

El escritor y activista criticó en artículos publicados en internet algunos aspectos de la sociedad china y explicó su concepto de democracia, pero "no tenía ninguna intención de subvertir el poder contra el Estado", añadió el abogado.

La condena se basó en el lenguaje que contenían cuatro ensayos que publicó entre marzo de 2009 y enero de 2011 titulados: 'La enfermedad del sistema y la medicina de la democracia constitucional', 'La clave para la democratización es el crecimiento de la oposición civil', 'Los pies del movimiento de defensa de los derechos y el cerebro de la democracia constitucional' y 'Pensamientos sobre derechos humanos y huelga de hambre'.

En estos textos, considerados difamatorios, Chen se refería a "la privación del pensamiento y creencias que sufre el pueblo" o a que "el Partido Comunista usa la maquinaria de la violencia para controlar al pueblo".

Unos 200 vehículos policiales bloquearon el acceso al tribunal de Sichuan en el que se pronunció la sentencia, y los efectivos detuvieron a dos de los activistas que se personaron en la puerta para apoyar a su compañero, Duan Qixian y Zhang Wei, según la ONG Chinese Human Rights Defenders.

"Este grave castigo contra un activista, en relación con la Revolución Jazmín, muestra que el Gobierno chino todavía está nervioso", señaló Wang Songlian, investigadora de CHRD en un comunicado.

Chen, un veterano del movimiento en favor de la democracia que fue aplastado por el ejército en 1989 con el resultado de cientos de muertos, es uno de los sentenciados este año para frenar cualquier protesta en China similar a las revoluciones árabes, por lo que cientos de activistas han sido detenidos y acosados.

El pasado mes de marzo, un colega de Chen Wei de su misma provincia, el activista Liu Xianbin, fue condenado a 10 años de cárcel por el mismo delito.

elmundo

Todos los seres humanos tienen derecho a ser oposición limpia, libre, el poder debe emanar de los gobernados y la posibilidad de echar a quienes lo hacen mal debe ser real, no debe haber ningún preso por sus ideas nobles en el mundo, la cárcel para los delincuentes

2 comentarios:

Odorica dijo...

Silvo, in Romania nu se iau deocamdata masuri, sunt numai amenintari. O seara frumoasa, te imbratisez, Odorica

silvo dijo...

Hace falta que todo esté bien en todas partes, un abarzo y buena tarde Odorica!