martes, 8 de enero de 2013

China multará a los hijos que no visiten regularmente a sus padres


La Comisión Permanente del Congreso Nacional del Pueblo de China ha aprobado este viernes en su reunión bimensual una ley que obliga a los hijos adultos a visitar a sus progenitores de forma regular cuando estos sobrepasen los 60 años, bajo pena de multa económica si no lo hacen.
La nueva norma forma parte de los cambios introducidos en la Ley de Protección de los Derechos y de los Intereses de los Ancianos, que en palabras de los medios oficiales, "pretende mejorar el cuidado de las personas mayores de 60 años".
La nueva legislación no contempla el número de visitas que deben hacer los hijos para no enfrentarse a un proceso judicial. Los medios de comunicación chinos han destacado el aumento de los casos de personas mayores abandonadas por sus hijos o que viven en malas condiciones.

eitb

Quienes no visitan, pudiendo, regularmente a sus padres no parecen buenos hijos precisamente, en cuanto a los estados todo son multas económicas, seguramente hay otras formas de intervenir en el tema sin que   el estado se beneficie de ello, hay que dar a los padres el cariño que se ganaron

6 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Desde luego hay que dar a los padres el cariño que merecen, pero obligar por medio de multas tampoco me parece el remedio más ideal, ya que esto es otra excusa para que el gobierno recaude dinero.

Un abrazo silvo.

marga dijo...

Si van a visitarles para evitar ser multados, entonces ya no van a visitarlos por propia voluntad y cariño, sino por obligación, eso suena fatal.

silvo dijo...

Eso es Rafa, siempre la multa que fastidia según ganes encima, un abrazo!

silvo dijo...

Cierto marga, hay que fomentar mejor la cultura del cariño que se pierde ante la económica y, a su vez; políticas de autosuficiencia de los mayores para que no sean una carga insalvable para muchos, besos!

Verónica dijo...

Dinero, dinero, siempre dinero...
Besos

silvo dijo...

Nada más que en dinero piensan, debemos valorar otras cosas que nos iría mucho mejor, besos y buena noche Verónica!