martes, 10 de abril de 2012

Muere José Guardiola, la voz española de piezas universales



La moda española en los años sesenta y setenta era importar «sonido anglo». Y de eso hubo mucho en el mundillo pop-rock y entre los denominados cantantes melódicos como José Guardiola, que falleció ayer a los 82 años. Si «Los Mustang» o «Los Salvajes» importaban éxitos con versiones muy acertadas en ocasiones, Guardiola lo hizo con los clásicos melódicos, con bailables piezas de swing o de soul y el blues. Todo un «crooner», como se distingue en Estados Unidos a los cantantes de baladas, aunque con Frank Sinatra y otros grandes el término ya se extendió a diversos estilos.

José Guardiola dio a conocer muchos de los clásicos de las corrientes citadas líneas atrás. Sin embargo, su himno para sucesivas generaciones fue la canción «Di, papá», de principios de los años sesenta, que canta junto a su hija Rosa Mary.

Guardiola nació en Barcelona en 1930 y, tal como marcaba aquel tiempo, tuvo que trabajar duro para hacerse un hueco en la escena. Así que al margen de cantar en fiestas patronales y otros focos musicales populares, donde actuaba con su grupo, «The Crazy Boys», pasó por varios festivales de la canción, que era uno de los métodos más eficaces para hacerse publicidad, especialmente el tipo de cantante melódico del estilo de José Guardiola.

Lo cierto es que una vez lanzado en solitario y con su marcado estilo americano, José Guardiola dio con la tecla para impulsar su carrera. Y no sólo eso. También hizo una importante labor pedagógica al introducir canciones que hasta entonces eran una lejana sensación que llegaba a través de las ondas radiofónicas. Y si «Mack the Knife» ha viajado de Louis Armstrong a Sinatra, también tuvo el estilo José Guardiola, bajo el nombre de «Mackie el Navaja».

En los años sesenta fue toda una estrella de la música española con canciones como «Verdes campiñas», de «The Brothers Four», pieza esta que tiene su historia aparte, ya que la original la introdujo en España el mítico locutor ovetense Ángel Álvarez en su programa «Caravana musical».

Los paseos musicales de Guardiola fueron por el mundo anglosajón, donde hizo piezas tanto de R&B y jazz como de country, interpretó éxitos de otros países, canciones universales como «Volare», de Modugno y otras de Aznavour, sin olvidar su celebrado «Dieciséis toneladas» o «Cuando cuando». Evidentemente, representó a España en festivales, especialmente en el de Eurovisión, con «Algo prodigioso», informa la agencia «Efe». Finalmente, tuvo su discografía en catalán, además de hacer dúos con voces tan dispares como la de Loquillo (versión de «Wandering star») o una renovada «Venecia sin ti» con Dyango. Y, claro, hizo el primer himno del RCD Espanyol.

lne

Descanse en paz este hombre que tuvo su gloria en su momento, ese "Dí, Papá" antológico, mi pésame a su familia, seres queridos y admiradores

4 comentarios:

Boris dijo...

Aunque hasta su muerte no se le daba el reconocimiento que merecía lo cierto es que tuvo una época de mucho éxito, solo por eso ya ocupa un lugar en la historia de la música española

silvo dijo...

Sin duda Boris, se había hecho con un huequecito en la música, saludos

Odorica dijo...

Silvo, Sa-i fie tarana usoara. In Romania nu s-a auzit de el. Noapte buna, te imbratisez, Odorica

silvo dijo...

Que descanse en paz, yn abrazo y buena noche Odorica!