martes, 28 de abril de 2015

Juan Ramón Jiménez


Lo que más indigna al charlatán es alguien silencioso y digno

Y tanto ya que no le pilla por lo que habla (como a él), ni siquiera siendo más hablador ya que es digno

6 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Cierto y que verdad es.

Abrazo silvo.

silvo dijo...

Mucha verdad, un abrazo Rafa!

Verónica O.M. dijo...

Qué cierto es.
Y lo que molesta al contrario (bajo mi punto de vista) es alguien charlatán que habla por hablar y sin saber lo que dice.
Besos

silvo dijo...

Sí, ambas cosas son ciertas, besines Verónica!

marga dijo...

Los charlatanes hablan mucho pero dicen poco.
Buena frase, silvo.
¡Abrazos!

silvo dijo...

Muy cierto marga, eso haceb los charlatanes jaja, abrazotes!