domingo, 22 de marzo de 2015

La primera queja documentada


Quejarse es algo habitual de todos nosotros. Sin embargo, esto no es sólo una característica de la sociedad actual sino que está enquistada desde hace miles de años en el ADN del hombre.  Por ejemplo, se puede observar que en la antigua Babilonia un cliente expresó su descontento con respecto a la cantidad de cobre que había recibido y lo plasmó en una tablilla de arcilla, que hoy se exhibe en el Museo Británico y que data del año 1750 antes de Cristo. El comprador furioso dirige su reclamo a una persona llamada Ea- Nasir por haber recibido un cargamento de cobre inferior al pactado y en condiciones dañosas. Por lo tanto, argumenta con enojo que es la última vez que la mercadería llega en ese estado y advierte que tomará otra postura a partir de ese momento por haber sido tratado con deprecio. La traducción fue hecha por el asirólogo A. Leo Oppenheim.

periodismo

Normal que se queje si ha recibido menos de lo acordado y no en buen estado, la verdad es que pasan los siglos y siguen sucediendo atropellos a los clientes en mchos casos

4 comentarios:

Verónica O.M. dijo...

Al parecer nada hemos avanzado.
Besos

marga dijo...

muy interesante esa pieza, si algún día tengo la suerte de ir al Museo Británico, me fijaré en eso también, no solo en lo egipcio :)
bicos

silvo dijo...

Es que hay mucho trapicheo jaja,besines Verónica!

silvo dijo...

Es pieza histórica, no se si tendrás tiempo ya que lo egipcio es mucho y bueno, abrazos marga!